Saltar al contenido

¿Por qué los índices de mortalidad por coronavirus son tan bajos en África?

septiembre 7, 2020

Posiblemente las condiciones de hacinamiento en África ofrezcan una respuesta al misterio que ha desconcertado a muchos expertos durante meses.

Hola, espero que se encuentren bien, les saluda Alejandro Díaz para traerles información sobre la pandemia del coronavirus. Durante meses los diversos expertos en salud han advertido sobre la posibilidad de que las condiciones de vida en las comunidades urbanas pobres de África contribuyan a una rápida propagación del virus, y es que en esas localidades abarrotadas, no solo hay poca higiene sino que se hace prácticamente imposible cumplir con el distanciamiento social.

Sin embargo, a medida que pasan los meses, el número de infecciones en Sudáfrica siguen descendiendo y los casos se mantiene relativamente bajos en casi todo el continente.

covid-19

«La densidad de población es un factor clave. Si no se tiene la capacidad de poner en práctica el distanciamiento social, el virus se va a propagar», indica el profesor Salim Abdool Karim, presidente del comité asesor ministerial sobre la covid-19 de Sudáfrica. Peor quizás, podría significar lo contrario.

Hoy Sudáfrica parece en camino de dejar atrás su primera ola de infecciones con una tasa de mortalidad por covid-19 cerca de siete veces menor que la de Reino Unido.

Incluso si muchas muertes no han sido reportadas en Sudáfrica, el país todavía ha tenido un impresionante desempeño, al igual que muchas otras partes del continente, donde las camas hospitalarias permanecen vacías y los gráficos de infección han evitado los picos pronunciados que se ven en otras partes del mundo.

«La mayoría de los países africanos no tienen picos. No entiendo por qué. Estoy perdido», admite el profesor Karim.

Una de las teorías que circulaban era que las tasas de infección eran relativamente bajas en África debido a su población joven

Pero a medida que la pandemia se prolonga y la evidencia estadística se acumula, los analistas parecen cada vez más reacios a darle todo el crédito a la demografía por los éxitos del continente.

«La edad no es un factor tan importante», opina Karim, presidente del comité asesor ministerial sudafricano.

Las acciones tempranas y estrictas de confinamiento en Sudáfrica y en otras partes del continente han jugado un papel crucial.

Hasta otras teorías relacionadas con la altitud y a las temperaturas más cálidas se han dejado de lado. La teoría que tiene fuerza ahorita se encuentra en un congelador de un laboratorio en las afueras de Johannesburgo.

Este congelador, cuya temperatura se mantiene a -180 °C con ayuda del nitrógeno líquido, contiene botes de metal que almacenan muestras de sangre humana obtenida hace cinco años, es decir, extractos de células sanguíneas, adquiridas durante un ensayo anterior a la vacuna contra la influenza en Soweto.

La idea es que estudiar las PBMC podría darles a los científicos evidencia de que esas personas ya habían contraído un gran número de otros coronavirus responsables de muchos resfriados comunes y como resultado disfrutarían de algún grado de inmunidad a la covid-19.

«Es una hipótesis. Algún nivel de inmunidad de protección cruzada preexistente. podría explicar por qué la epidemia no se propagó (con la misma velocidad que en otras partes del mundo)», dice el profesor Madhi, agregando además que una serie de datos recogidos por científicos en Estados Unidos parecía apoyar la hipótesis.

Los resfriados y la gripe son, por supuesto, algo común en todo el mundo.

Pero los científicos sudafricanos se preguntaron si, debido a que esos virus se propagan de manera más efectiva en vecindarios superpoblados, las comunidades más pobres podrían haber estado más expuestas y, por lo tanto, disfrutar de un mayor grado de inmunidad al nuevo coronavirus.