Saltar al contenido

Peligro de desnutrición grave para 6,7 millones de niños en Africa por la pandemia

septiembre 1, 2020

La inseguridad alimentaria se ha visto agravada en distintas partes del continente por las inundaciones, las plagas de langostas y la subida de los precios de los alimentos

Hola, espero que se encuentren bien. Soy Alejandro Díaz y les vengo hablar sobre el impacto que está teniendo la pandemia del coronavirus en la alimentación de la población Africana, que según un estudio publicado por “The Lacent” y respaldado por la agencia de las Naciones Unidas para la infancia (UNICEF), al menos 67.000 niños del África subsahariana están en riesgo de morir antes de que se acabe el año, unos 467 al día.

coronavirus

«Han pasado siete meses desde que se informó de los primeros casos de COVID-19 y es cada vez más evidente que las repercusiones de la pandemia están perjudicando a los niños más que la enfermedad en sí», señaló en un comunicado la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore.

La inseguridad alimentaria, que ya se vivía en la región, se ha visto agravada por las inundaciones, las plagas de langostas y la subida de los precios de los alimentos en los últimos meses, a lo cual si se le suma la pandemia del coronavirus que ha paralizado la economía y ha destruido los medios de vida de miles hogares, la situación se vuelve más crítica

El análisis, publicado en The Lancet, apunta a un posible aumento de la emaciación, una forma de desnutrición que pone en peligro la vida de los niños, dejándolos demasiado delgados y débiles.

Según recuerda la agencia, la emaciación no solo puede causar la muerte, sino que provoca deficiencias en su crecimiento, desarrollo y aprendizaje.

UNICEF por su parte calcula que antes de la pandemia, en el 2019, unos 47 millones de niños sufrieron desnutrición y avisa de que si no hay acciones urgentes ese número podría acercarse a los 54 millones en 2020.

Según ha explicado Ian Vale, director regional de la ONG “Save the Children” en África Oriental y Meridional, los “efectos devastadores” del virus ya se están viendo en las personas más vulnerables del mundo.

Ante esta situación, Save the Children ya está proporcionando alimentos o dinero en efectivo a las familias más vulnerables, garantizando el acceso a agua potable y manteniendo operativos sus programas de salud y nutrición de una manera segura frente a la crisis del coronavirus. Además, ha pedido a gobiernos y donantes la movilización urgente de fondos para ayudar a la infancia más pobre y vulnerable del mundo y así no empeorar más su situación.