Saltar al contenido

Mosquitos han desarrollado una resistencia al insecticida más reciente contra la malaria.

septiembre 1, 2020

La malaria o paludismo es una enfermedad causada por parásitos del género Plasmodium, que se transmite por la picadura del mosquito del género Anopheles.

Hola, ¿Cómo estás? Soy Alejandro Díaz y les vengo hablar sobre un descubrimiento que hicieron varios científicos sobre la eficacia farmacológica sobre el Plasmodium, la bacteria que causa la malaria, en el país africano, Ruanda. Esta investigación logró identificar una cepa de la malaria resistente a la artemisina y a la clotianidina.

Según un estudio del Centro de Camerún para la Investigación de Enfermedades Infecciosas, la exposición durante una hora en regiones de África a la clotianidina, el insecticida, mató al 100% de la muestra rural y urbana de mosquitos Anapholes coluzzii, aunque en algunas muestras de Anapholes gambiae sobrevivieron hasta el 55% de los mosquitos.

malaria

Desde el 2018, la Organización Mundial de la Salud, aprobó el uso de la clotianidina en el compuesto de los insecticidas, con el fin de reforzar los métodos para combatir la malaria, debido a la resistencia que han desarrollado los mosquitos a otros insecticidas. Sin embargo, ya hay premisas de que también están desarrollando la resistencia a la clotianidina.

La infección de malaria, actualmente, se trata con una combinación de dos medicamentos: artemisinina y piperaquina. Pero también los parásitos de la malaria comenzaron a desarrollar resistencia a la artemisinina. Este hecho se registró por primera vez en 2008 en el sudeste asiático (Camboya, Tailandia, Vietnam, Myanmar y Laos).

En algunas regiones, el 80 % de los pacientes ahora están infectados con parásitos de la malaria que resisten al tratamiento.

África siempre ha sido la mayor preocupación, pues es donde se registran más de 9 de cada 10 casos de la enfermedad. En 2018, los países africanos representaron más del 90 % de las más de 400 000 muertes por malaria y aunque se haya descubierto nuevas evidencias de mosquitos resistentes a la clotianidina y a la artemisinina, la resistencia es menor comparada con las que ya han desarrollado ante otros insecticidas.