Saltar al contenido

Medicinas que se usaron para contrarrestar el SARS

mayo 10, 2020

Si hay algo que genera alarma en la población es que no existe un tratamiento específico contra el SARS-CoV-2, el nuevo virus que forma parte de la familia del síndrome agudo respiratorio severo (SARS), que brotó en el año 2003 en Asia y se esparció a otros continentes, afectando a 29 países.

Tanto en aquella oportunidad a inicios de 2000, como ahora, no hay ni vacunas ni medicamentos indicados para tratar ambas enfermedades causadas por coronavirus. No obstante, con el SARS se probaron varios fármacos con el fin de atender lo mejor posible a los pacientes, que en total fueron entre 7 mil y 8 mil.

coronavirus

Así, en el caso del SARS, los científicos y personal médico recurrió a planes de atención que conformaban medicinas aplicadas para tratar el paludismo, como la hidroxicloroquina, la cloroquina y lopinavir/ritonavir, éstas últimas muy comunes en pacientes con Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), pero con la llegada de otros biológicos, ha perdido uso en esta enfermedad.

También, en algunos países han utilizado fármacos efectivos en el ébola. Para tratar el SARS, China, Europa y Corea del Sur han implementado ese cuadro de químicos a fin de brindar la mayor comodidad y recuperación de los enfermos.

Sin embargo, el SARS causó la muerte de casi 800 personas, debido precisamente a que se desconocía sobre qué tratamientos serían efectivos. Llegaron las complicaciones de salud en pacientes con enfermedades predeterminadas, que ameritaron atención respiratoria artificial.

Los expertos afirman que la hidroxicloroquina, la cloroquina y lopinavir/ritonavir son muy eficaces, especialmente en los pacientes que presentan una condición muy grave. La mayoría de los contagiados con SARS se recuperan satisfactoriamente sin muchos protocolos, pero siempre existen los riesgos.

Solo pruebas

Cuando ocurrió la epidemia de SARS, no se tenía clara certeza de la efectividad de los medicamentos antes mencionados. Era difícil determinar cómo tratar este virus, pues los antibióticos no son eficaces en estos casos y los antivirales tienen una acción positiva bastante baja.

Así que a los científicos y el personal sanitario les quedó tratar la enfermedad de un modo de ensayo y error, hasta dar con los tratamientos más cercanos a atender la patología.

Hasta la fecha, una vacuna contra el SARS se quedó en el camino porque no hubo más interés por desarrollarla, una vez que se controló el brote a mediados de 2003. Tampoco se trabajó más en investigar sobre fármacos más cercanos a una cura total del síndrome.

En su oportunidad, los científicos evaluaron varios biológicos y su reacción en las pruebas, pero en animales. La idea era determinar cómo actuaban en los seres humanos afectados de SARS y en el síndrome respiratorio que surgió en 2012 en Medio Oriente.

Pero, los estudios quedaron hasta ahí, sin muchos avances más allá de las presunciones y los ensayos. Ahora, con la pandemia de coronavirus covid-19 surge la duda de qué hubiese pasado si cuando comenzó el SARS, se hubiesen fabricado los tratamientos adecuados para la enfermedad, que puede ser mortal.