Saltar al contenido

Medicinas que se usan para contrarrestar la fiebre amarilla

mayo 10, 2020

Dar con el diagnóstico correcto supone varias dificultades, especialmente cuando los síntomas de la fiebre amarilla recién aparecen. Lo mejor será atenerse a exámenes de sangre para que se detecten los anticuerpos propios de cara al virus.

Tanto en el tejido del hígado obtenido mediante una autopsia o las muestras sanguíneas. Sin embargo, exigen de un personal altamente formado y capacitado dentro del laboratorio.

Igualmente será indispensable que tengan a la disposición la maquinaria y materiales especializados.

fiebre amarilla

¿Qué hace el doctor para dar el diagnóstico?

Todo inicia informándose de la historia clínica del paciente, sin obviar sus viajes más recientes. Luego se apoya en los exámenes explicados previamente. Las pruebas tienen una doble funcionalidad.

Si la sangre no brinda luces sobre el diagnóstico, se puede echar mano de los anticuerpos o sustancias similares.

¿Existen medicinas para tratar el mal de Siam?

Gracias a los avances médicos se cuenta con una vacuna altamente eficaz. Sin embargo, se carece de un tratamiento puntual dirigido solo a contrarrestar y curar la fiebre amarilla.

En ese aspecto, los esfuerzos se concentran en bajar la fiebre y prevenir la deshidratación del paciente. Si la persona desarrolla una infección bacteriana por el vómito negro se puede atender con antibióticos.

¿Qué hacer si los síntomas se agravan?

Si el paciente presenta hemorragia severa se aplican hemoderivados. Constan de una unidad de sangra que se extrajo junto a anticoagulante así como una bolsa autorizada.

Para mantenerlo hidratado se puede recurrir de forma intravenosa de introducen líquidos. Si desarrolla insuficiencia real tendrá que comenzar a dializar.

Vale resaltar que el diagnóstico temprano puede representar un reto. Dado que los síntomas iniciales se confunden fácilmente con el dengue, la fiebre tifoidea o la malaria.

¿Qué otros cuidados o atenciones brindan en el hospital?

Conforme a las pruebas, los antivirales carecen de efectividad para el tratamiento de la fiebre amarilla. Por ende, los cuidados hospitalarios se centran en una atención suplementaria.

Acá se cuenta el suministro de líquidos para prevenir o corregir un cuadro de deshidratación. Se le proporciona también oxígeno si lo amerita. Se lleva un control de la tensión arterial y se mantiene estable.

Muchos pacientes presentan hemorragias, por ello se les atiende reemplazando la sangre que pierden. Si desarrolla insuficiencia renal, se procede a dializarlos. El paciente puede tener problemas para coagular, en tal caso se le hace transfusiones de plasma para ayudarle en el proceso.

Siempre será recomendable quedarse en casa cuando se padezca fiebre amarilla. De tal manera, se previene contagiar a las personas más cercanas y que se vuelva una epidemia.

Datos adicionales

Las atenciones médicas serán la mejor alternativa para incrementar la probabilidad de supervivencia. De hecho, el grueso de muertes se asocia no solo a la gravedad de los síntomas sino a la falta de la atención oportuna.

La OMS desarrolló la Estrategia para Eliminar las Epidemias de Fiebre Amarilla. El proyecto involucra medio centenar de asociados, brinda apoyo a cuarenta países propensos a la enfermedad.

Todo ello para la oportuna prevención, detección y respuesta de cada paciente sospechoso así como de los brotes.