Saltar al contenido

Medicinas que se usan para Contrarrestar el Sarampión

mayo 11, 2020

Las medicinas contra el sarampión consisten en medidas preventivas, más no se cuenta con un tratamiento único que elimine por completo esta infección, además de los analgésicos contra el dolor o los medicamentos antifebriles que se consiguen por la venta libre, es decir, sin necesidad de un récipe médico, no existen otras medicinas o vacunas, a parte de la MCVC.

Dicha vacuna había sido una posibilidad a la erradicación del virus, pero en vista de la existencia de grupos anti vacunas, se volvió a aumentar los casos no solo de sarampión sino también de otras enfermedades.

El objetivo de los tratamientos como el suministro de vitamina A y la triple vacuna, eran medidas que en mayor escala podían inmunizar a toda una población, volviendo poco probable que una sola persona infectada, pudiera contagiar nuevamente a otras, ahora, frente a los grupos anti vacunas, se vuelven a ver estos casos, donde zonas enteras sufren el brote de infecciones.

sarampion

¿Qué tratamientos hay?

A parte de la triple vacuna, o dosis doble de vitamina A en niños que no han cumplido aún un año de edad, se puede tratar la enfermedad con analgésicos, medicinas que ayuden a bajar la fiebre y aliviar los malestares de la misma, así como también guardar reposo.

Frente a un brote de este tipo, en importante calcular el nivel de vitamina A en el organismo del paciente, ya que los estudios hechos hasta ahora, indican que la disminución de dicha vitamina es la primera causante de que la enfermedad pueda resultar o dejar otro tipo de complicaciones.

Otro factor a tener en cuenta al tratar con una persona infectada es que, las únicas personas que pueden tener contacto con el enfermo deben ser aquellas inmunizadas, ya sea por vacuna o porque ya hayan sufrido la enfermedad años atrás.

No disminuye lo grave de la enfermedad

A pesar de ser una enfermedad existente desde siglos anteriores, y el hecho de que exista hoy día vacunas y conocimientos sobre cómo tratar a un paciente con sarampión, no quiere decir que se deba dar poca atención a la misma, la gravedad que implica a pesar de que se pueda recuperar de ella sigue siendo elevada.

Con altas probabilidades de sufrir otras complicaciones o en el peor de los casos, la muerte, esta enfermedad debe ser vista con mucho cuidado, y manejando las medidas adecuadas para evitar la propagación, no solo en el hogar, sino también a la hora de diagnosticarlo.

En sus inicios se creía que el sarampión era una infección que pertenecía a la etapa de crecimiento de todo niño, puesto que en su momento algunos se recuperaban pero muchos otros no lo hacían, sufriendo desde ceguera hasta encefalitis (infección del cerebro) el sarampión puede perjudicar no solo a niños sino a toda aquella persona que no ha sido vacunada contra esta enfermedad.

En un rango o cantidad de mil personas, al menos 2 mueren por sarampión, y antes de que existiera si quiera un panorama donde se viera en los centros de salud un tratamiento contra el virus, se estima que había un promedio de 450 personas contagiadas que no lograban recuperarse, en la misma cifra se veía no solo niños sanos, sino también adultos.

Otros cuidados

Debido a las pocas opciones de un tratamiento que ayude a prevenir esta enfermedad, los padres están en su responsabilidad de vacunar a sus hijos, de modo que estos no presenten complicaciones graves en caso de contagiarse por sarampión.

Si ya se presentan síntomas, se recomienda, acudir a un médico que pueda hacer las pruebas especiales, que indiquen si se trata de un brote por sarampión u otra patología, este mismo presenta signos parecidos a otros, así que para descartar, se necesitan realizar pruebas específicas.

Otro cuidado a tomar en cuenta, está en la dieta y el reposo, si el niño guarda reposo, evitara estar en contacto con otras cosas, objetos y espacios donde otro niño se pueda infectar, y en la dieta, esta deberá ser rica en vitaminas y líquidos, que le ayuden a compensar lo que la enfermedad le provoca (diarrea o vómitos).

Con una buena vigilancia, seguimiento de vitaminas y tratamientos que alivien el malestar o la fiebre, así como las molestas manchas, este virus, podrá desvanecerse sin problemas y sin riesgo a que deje secuelas.