Saltar al contenido

La OPS advierte que el dióxido de cloro es peligroso y no debe ser consumido como tratamiento contra el COVID-19

agosto 10, 2020

El dióxido de cloro ha sido ofrecido en internet como una “solución” que puede tratar el coronavirus, sin embargo, es una sustancia sin eficacia comprobada y potencialmente letal para los pacientes del coronavirus.

Hola, ¿Cómo estás? Soy Alejandro Díaz y en esa oportunidad hablaremos sobre el dióxido de cloro, que a pesar de que en algunos sitios de internet la recomiendan como cura del coronavirus, e incluso el gobierno de Bolivia lo aprobó como tratamiento, muchos médicos aseguran que es peligroso que lo consuman las personas.

Durante las últimas semanas en América Latina están apareciendo productos derivados de esta sustancia, que se utiliza exclusivamente para desinfectar superficies, como tratamientos para el coronavirus, por esa razón la Organización Panamericana de la Salud (OPS), insistió en que no existen ensayos clínicos o resultados positivos que sugiera su efectividad contra la pandemia generada por el SARS-Cov2, e incluso desde hace varios años estos productor derivados se ha promocionado para la cura de diversas afecciones y nunca se ha demostrado su eficacia.

coronavirus

El director del departamento de enfermedades infecciosas de la OPS, Marcos Espinal, señalo que se trata de un gas amarillento muy tóxico cuya reacción química es muy fuerte en el cuerpo humano y puede producir diarreas, neumonía e incluso la muerte.

“La OPS clara y enfáticamente desaconseja el uso de dióxido de cloro y de sus derivados para ser injerido o inhalado o para cualquier otro uso en humanos, estos productos se usan para desinfectar superficies inanimadas no para seres humanos”, afirmó Marcos Espinal, durante una conferencia de prensa.

Diversos médicos a lo largo del continente americano también han alzado su voz en contra de esta práctica perjudicial para la salud del ser humano, entre ellos se encuentra, Luis Baraldo, quien afirmó que el dióxido de cloro no va a distinguir entre el virus y nuestros tejidos.

Por otro lado, la Organización Panamericana de la Salud se refirió a las declaraciones de la Organización mundial de la Salud sobre que “No hay solución infalible para el COVID-19 y puede que nunca la haya”, Marcos Espinal explicó que eso no se refiere a que todo está perdido, sino que es un llamado a la prevención debido a que la posible cura contra la pandemia puede tomar tiempo.

“Toma tiempo, pero no podemos creernos o pensar que porque tenemos 160 vacunas en investigación ya tenemos la solución. Hay que esperar los resultados y el llamado del director general es a continuar con las medidas de mitigación para reducir esa sobrecarga a nuestros hospitales: el distanciamiento social, las medidas no farmacéuticas, pero no podemos tomarlo como que no va a haber solución. Habrá medicinas, posiblemente vacunas, pero hasta que no tengamos los resultados de los ensayos clínicos, no podemos llegar a conclusiones”, afirmó Espinal.

Por último, retomando el tema del dióxido de cloro como tratamiento para el coronavirus, es importante destacar que su uso para combatir infecciones es tan peligroso que incluso Argentina tiene prohibido su uso y comercialización, y países como Estados Unidos y España advierten sobre su peligro y desaconsejan su uso.