Saltar al contenido

La ONU asegura que la pandemia sigue “fuera de control”

septiembre 17, 2020

El secretario general de la ONU pidió unión a la comunidad internacional para derrotar el virus y resaltó que la vacuna no puede resolver la crisis por sí sola.

Hola, ¿Cómo estás? Por aquí les saluda Alejandro Díaz. Las cifras registradas mundialmente durante los últimos días demuestran que la pandemia sigue siendo letal y que está lejos de estar bajo control. A los llamados de alerta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se le suma también la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo el miércoles que la pandemia de COVID-19 sigue «fuera de control», mientras el mundo se acerca al millón de muertos por el virus.

pandemia

En conferencia de prensa, Guterres señaló que el coronavirus es “la principal amenaza a la seguridad global en nuestro mundo hoy”, representando una crisis “como ninguna otra en nuestras vidas”.

Y en este contexto, ha reiterado nuevamente su llamado al cese de los bloqueos y el fuego global, ya solicitado el 23 de marzo, para concentrarse en la lucha contra la pandemia.

Y agregó que en el discurso que pronunciará ante los líderes mundiales en una reunión mayormente virtual de la Asamblea General el martes próximo hará “un fuerte llamado a la comunidad internacional a movilizar todos los esfuerzos para que un cese al fuego global se haga realidad para fin de año”.

El secretario general le pidió a la comunidad internacional que se una para derrotar el virus y resaltó que una vacuna no puede resolver la crisis por sí sola.

Pero recalcó que una vacuna “debe ser vista como un bien público global, porque el COVID-19 no respeta fronteras” y debe ser “asequible y disponible para todos: una vacuna del pueblo”.

El enorme impacto financiero de la pandemia de COVID-19, con un costo de varios billones de dólares, y humano, con casi un millón de fallecidos hasta ahora, nos enseña que el mundo no estaba preparado para una emergencia sanitaria de tal calibre, y que no puede permitirse el lujo de no volver a estarlo cuando llegue la próxima epidemia.

Un estudio titulado «Un mundo desorganizado», afirma que el mundo no estaba preparado para la probabilidad muy real de que una pandemia mortal se extendiera por todo el planeta, matando a millones de personas.

El documento ofrece una dura crítica de la respuesta mundial a la COVID-19 y la califica como un “fracaso colectivo al no haber tomado en serio la prevención, la preparación y la respuesta ante una pandemia y al no haberle dado la prioridad correspondiente”.

Además, destaca que, pese a los esfuerzos de muchos líderes por aplicar medidas tempranas basadas en la ciencia, las investigaciones y las buenas prácticas, la falta de rendición de cuentas por parte de los dirigentes dio lugar a cada vez más profundo déficit de confianza que obstaculiza los esfuerzos de respuesta.