Saltar al contenido

¿Historia y procedencia del coronavirus SARS?

mayo 10, 2020

Año 2003, varios países del sudeste asiático comienzan a registrar pacientes con señales similares a una fuerte gripe, que en algunos casos, desencadenan la muerte. El primer caso se presentó en Vietnam y luego de una exhaustiva investigación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que se trataba de un virus llamado síndrome agudo respiratorio severo (SARS, por sus siglas en inglés).

Rápidamente, el SARS se expandió hacia Norteamérica y Europa, generando una gran alarma internacional debido a la potencia con la que se transmitía la enfermedad.

coronavirus
Zhong Nanshan, el neumólogo que descubrió el SARS

Pero, ¿cómo comenzó el brote y cuál es su origen? Se tienen registros de que el primer paciente diagnosticado con SARS por coronavirus era un empresario que se contagió en el sudeste de Asia y al volver a su ciudad, Hanoi, comenzó a mostrar señales del virus, como dolor de garganta, fiebre superior a los 38 grados, tos seca y malestar general.

Casi una semana después del diagnóstico, la condición del hombre se complicó, pues no podía respirar por sus propios medios. Desafortunadamente, falleció un mes después en un centro hospitalario de Hong Kong. Estaba aislado, por ello, la cadena de contagios se propagó hacia el personal que lo atendió durante su padecimiento.

De hecho, hay estadísticas que muestran que más de 50 por ciento de los trabajadores de la salud que tratan a los enfermos, presenta SARS. Generalmente, el virus ataca a personas entre los 26 y 65 años de edad, con menor incidencia en los niños. Sin embargo, se han registrado casos en esa población.

Datos sin especificar

El SARS se presentó en unas tres mil personas y causó unas 700 muertes. Lo más preocupante es que hasta la fecha, se desconoce el origen exacto que dio paso a esta enfermedad. Con los años, han surgido otros tipos de coronavirus, llegando a determinarse siete, con la aparición del covid-19 en 2020.

El síndrome respiratorio se presenta con fiebre superior a los 38 grados, escalofríos, espasmos, dolor de cabeza y en algunos casos, diarrea. Una persona contagiada puede propagar la enfermedad al expulsar las gotas de estornudos y tos al aire y en superficies. El tiempo se aparición de los síntomas es de aproximadamente, dos semanas.

No hay tratamientos específicos para tratar el SARS, en algunos casos aplican antibióticos o fármacos empleados en otros síndromes como el Sida. Tampoco hay vacunas probadas para proteger a la población. Este panorama resultó ser todo un reto para poder contener la propagación del coronavirus, pues las autoridades debieron aplicar protocolos como aislamiento, cuarentena y suspensión de viajes aéreos.

El SARS se controló a mediados de 2003, cuando se cortó la cadena de transmisión. Esto ocurre cuando transcurren al menos 20 días desde que se detectó el caso más reciente o el fallecimiento de algún paciente. Hasta ahora, los países continúan con el temor latente de que pueda ocurrir algún rebrote.

Esta es una enfermedad totalmente prevenible con la aplicación de medidas de higiene como el lavado de manos, uso de tapaboca si se está enfermo y el aislamiento preventivo.