Saltar al contenido

¿Existe una vacuna o cura para la fiebre amarilla?

mayo 10, 2020

Los especialistas desarrollaron una vacuna altamente eficaz para la prevención del mal de Siam. Para los residentes de la región subsahariana del África y el área subtropical de Sudamérica, la vacunación es elemental.

Por ello, sus pobladores tienen que consultar con el doctor si pueden vacunarse. De igual forma, los viajeros que irán a las zonas donde el vómito negro es endémico deben vacunarse con anticipación.

Se recomienda que sea con 4 semanas de antelación o como mínimo diez días antes. Varios países tienen como requisito el certificado vigente de que la persona está vacunada antes de entrar a su territorio.

fiebre amarilla

Más detalles sobre la vacuna

Además de su rango elevado de efectividad, la vacuna cuenta con una protección que funciona por 10 años. Vale destacar que sus efectos secundarios tienen una duración desde los 5 hasta los 10 días y son leves.

¿Cuáles son? Hinchazón en la zona donde se inyectó la vacuna, cansancio, dolencias musculares, fogaje, dolor de cabeza. No obstante, pueden experimentarse secuelas más delicadas.

Tanto las personas de la tercera edad como los lactantes pueden padecer encefalitis (hinchazón del cerebro). También una sintomatología parecida a la propia del mal de Siam.

Debido a ello, se estima segura para la población entre los nueve meses hasta los 60 años. En varias circunstancias se recomienda consultar con el médico si es prudente vacunarse.

Entre ellas si el bebé tiene menos de nueve meses. Si la persona tiene su sistema inmunológico débil, está embarazada o supera los 60 años.

Mosquitos al margen

En cualquier caso, otra opción viable es la protección directa contra los zancudos que pueden ser portadores de la fiebre amarilla. Al tenerlos a raya, el riesgo de contagio cae en picada. Acá se desglosan algunos consejos para minimizar la exposición a las plagas:

  • Preferir ropa que cubra bien las extremidades cuando se visiten áreas con abundantes zancudos.
  • Prescindir de las actividades superfluas a cielo abierto en las horas en que los zancudos abundan.
  • Preferir los espacios interiores equipados con mosquiteros y aire acondicionado.
  • Recurrir a los mosquiteros para la cama o las ventanas si faltan los elementos anteriores. Aquellos con insecticida son doblemente eficaces.

¿Qué repelentes usar?

Para una protección más amplia, pueden combinarse aquellos que son aptos para la piel y los que se emplean en objetos. Los repelentes con permetrina pueden usarse en zapatos, mosquiteros, los utensilios para hacer el campamento y la ropa.

Otra alternativa es elegir ropa o equipos que tengan tratamiento con permetrina. Jamás debe usarse en la piel.

Para la piel existen otras opciones. Los repelentes con picaridina, IR3535, DEET como ingredientes activos protegen la piel por un buen tiempo. Se puede escoger la concentración dependiendo de cuánto tiempo se esté expuesto.

En ese aspecto son similares a protectores solares, entre más alta la concentración más larga es su duración. Los repelentes con compuestos químicos posiblemente sean tóxicos.

Debe evitarse su aplicación en manos de bebés o niños pequeños. Será mejor colocar un  mosquitero en el coral o el coche, los adultos deben usar únicamente las cantidades precisas.

También puede apelarse al aceite de eucalipto de limón. Es una alternativa natural y altamente eficaz, pero desaconsejable para menores de 36 meses.