Saltar al contenido

¿Existe una vacuna o cura para el coronavirus MERS-CoV?

mayo 11, 2020

Más de 2500 casos confirmados y 870 muertes. Ese fue el saldo que dejó el coronavirus MERS-CoV, también conocido como síndrome respiratorio de Oriente Medio, desde su aparición en 2012 en Arabia Saudí y que se extendió a más de 20 naciones.

A pesar de que se trata de una enfermedad que se originó hace casi ya una década, todavía no existe una vacuna para prevenirla, ni tampoco una cura efectiva que elimine por completo la presencia del virus en el organismo del paciente.

Esta clase de virus se caracteriza por presentar mutaciones con el tiempo que desprenden otros tipos, lo que hace aún más difícil la tarea de encontrar un antídoto que los anule. Además, al tener un material genético de tipo ARN, se hacen más resistentes ante todo lo que se haga para su neutralización.

coronavirus

De allí que, a pesar de los estudios y avances tecnológicos a lo largo del tiempo, enfermedades como el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), SRAS (síndrome respiratorio agudo grave) y el propio Coronavirus, aún no tengan desarrollada una vacuna para combatirlas.

La experiencia adquirida con la aparición del SRAS, sirvió para plantear las bases de las investigaciones en pro de encontrar una vacuna. Durante años, se ha mantenido el desarrollo de las mismas pero los especialistas no han tenido éxito en esa búsqueda hasta ahora.

Lo más cercano que se estuvo de conseguir el antídoto fue en 2015, cuando investigadores del Centro Médico Erasmus de Rotterdam (Holanda), realizaron pruebas en camellos. La vacuna desarrollada funcionó con éxito en los dromedarios, haciendo que estos pudieran neutralizar el virus con la dosis administrada. Sin embargo, esta práctica no se hizo con seres humanos. 

Ante la ausencia de vacunas, la persona que contrae este tipo de virus debe recibir una atención clínica enfocada en las complicaciones específicas que puedan surgir a raíz del contagio por MERS-CoV. Los protocoles que suelen seguir son similares a los que se implementan en los casos de infecciones respiratorias comunes.

Prevención

No en vano se dice que la mejor forma tratar una enfermedad es prevenirla. Así ocurre con el MERS-CoV y los otros coronavirus. Existen varias acciones a tomar para reducir el riesgo de contraer este virus, que según lo vivido en Oriente Medio, tiene una alta letalidad del 30%.

De forma general se recomienda que las personas que hayan visitado granjas, establos o cualquier lugar donde haya presencia de camellos, sigan las normas generales de higiene: Lavarse frecuentemente las manos después de haber tocado al animal y evitar el contacto con animales enfermos.

Las personas que sufren de alguna patología preexistente como insuficiencia renal, diabetes, neumonía crónica o inmunodepresión, deben evitar de forma estricta el contacto con camellos y también beber la leche proveniente de este animal. Además, no comer carne que no haya sido procesada ni debidamente cocinada

Conviene también asegurarse de que todos aquellos productos de origen animal, hayan sido correctamente procesados antes de su consumo. Una debida cocción y pasteurización evitará cualquier riesgo de contraer este tipo de virus.

En el caso de los profesionales de salud, es de obligatorio cumplimiento la protección adecuada a la hora de tratar a un paciente con MERS-CoV, de lo contrario, quedará expuesto y el riesgo de contagio será muy alto.