Saltar al contenido

Estados Unidos no se unirá a la iniciativa global de la vacuna contra el coronavirus.

septiembre 4, 2020

El representante demócrata Ami Bera, de California, dijo que la decisión del gobierno era miope y obstruirá la batalla para poner fin a la pandemia.

Hola, espero que se encuentren bien, soy Alejandro Díaz y como ya lo he mencionado en anteriores artículos, la carrera por la vacuna contra el COVID-19 no está siendo nada amigable, por el contrario parece que algunos individuos piensan más en las ganancias económicas y sus intereses, que las sociales y no es por señalar, pero el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, parece ser del primer tipo.

Este martes, la casa blanca aseguró que el país no participará en un esfuerzo internacional para desarrollar y distribuir una vacuna contra el coronavirus porque la iniciativa está vinculada a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

vacuna covid-19

La decisión, que llega en un punto crítico en la respuesta al coronavirus de EE.UU., con casos que superan los 6 millones, mantendrá a Estados Unidos aislado de los más de 170 países involucrados en la iniciativa COVAX que trabajan para brindar acceso mundial a una vacuna eficaz contra una enfermedad que no respeta fronteras.

Dicha iniciativa, vinculada a la OMS, permitirá a las naciones aprovechar un conjunto de posibles vacunas para garantizar que sus ciudadanos tendrán una cobertura veloz con las que sean consideradas efectivas. La OMS dijo que incluso los gobiernos que están haciendo tratos con fabricantes particulares de vacunas podrían beneficiarse de su integración en el COVAX, porque podría suministrarles vacunas de respaldo en caso de que resulten ineficaces las que negocien de manera bilateral con los fabricantes.

“Estados Unidos continuará comprometido con nuestros socios internacionales para garantizar que derrotemos a este virus, pero sin vernos limitados por organizaciones multilaterales influenciadas por la corrupta Organización Mundial de la Salud y China”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere.

El representante demócrata Ami Bera, de California, dijo que la decisión del gobierno era miope y obstruirá la batalla para poner fin a la pandemia.

“Sumarse a COVAX es una medida simple para garantizar el acceso de Estados Unidos a una vacuna, sin importar quién la desarrolle primero”, tuiteó Bera, quien es médico. “Esta postura de ir por nuestra cuenta pone a Estados Unidos en peligro de no conseguir una vacuna”.

Es importante tener en cuenta que las asociaciones buscan un solo objetivo, este es el hallazgo de un tratamiento o un medicamento que pueda ponerle fin a la pandemia que se originó en Wuhan. Es necesario que en tiempos difíciles la unión y los esfuerzos en conjunto permitan tomar buenas decisiones y ponerle fin a esta emergencia sanitaria.