Saltar al contenido

¿Cuáles son los síntomas del coronavirus MERS-CoV?

mayo 11, 2020

Durante el verano de 2012, en Arabia Saudí apareció una enfermedad que meses después, se propagó por más de 20 países. Para entonces, se trataba de un virus muy parecido al popular SRAS (síndrome respiratorio agudo grave) que enfermó a más de 8000 personas entre 2002 y 2003.

Sin embargo, luego de diversos estudios de la cepa del virus, se descubrió que tenía ciertas diferencias. Este patógeno fue denominado como MERS-CoV o síndrome respiratorio de Oriente Medio, el cual pertenece a la extensa familia del Coronavirus.

sintomas coronavirus MERS CoV

Se cree que este virus se originó en los murciélagos y después este fue transmitido a los camellos. No obstante, no hay estudios que hayan corroborado y confirmado de forma definitiva esta afirmación.

Esta afección se caracteriza por que la persona infectada muestre variedad de síntomas, que pueden ser desde muy leves, hasta considerablemente severos, llegando a causar la muerte. Incluso, hay personas que han contraído la enfermedad y en ningún momento presentaron síntomas.

Dentro del amplio cuadro clínico del MERS-CoV figuran fiebre y escalofríos, tos y dificultad para respirar.  En los casos más severos, el paciente empieza a desarrollar una neumonitis progresiva que después desencadena insuficiencia respiratoria, disfunción renal y shock séptico, ocasionando en muchos casos la muerte de la persona.

Aunque no suele tan común, un paciente con esa afección también puede presentar dolor de garganta, mareos, náuseas y vómitos, exceso de secreción por la nariz, tos con sangre, dolor en el abdomen y también diarrea.

También se han visto casos atípicos en los que los infectados muestran dificultades leves para respirar sin fiebre. Algunos pacientes presentan diarrea justo antes de desarrollar una neumonía.

Esta enfermedad, cuya tasa de mortalidad es elevada (30%), afecta principalmente a personas mayores de 50 años, sobre todo hombres. Sin embargo, la afección también se ha presentado en niños y adultos de entre 9 meses y 94 años.

El riesgo de muerte aumenta si el paciente tiene deficiencias en su sistema inmunológico y/o ya presenta una patología de base como hipertensión arterial, cáncer, enfermedad pulmonar, diabetes, entre otras.

La presencia del virus puede detectarse a través de muestras de secreción nasofaríngea que son sometidas a pruebas de Reacción en cadena de la polimerasa con transriptasa inversa, mejor conocida como RT-PCR. También puede determinarse con una muestra de sangre en un estudio serológico.

Período de incubación

No hay estudios que demuestren de forma precisa el período de incubación del virus. Algunas investigaciones sugieren que el lapso promedio es de 4 días después de haber contraído el virus. En el caso de una transmisión de persona a persona, el período puede ser entre 2 y 13 días, aunque lo más común es que sea a los 5 días.

En casos de pacientes críticos por síntomas muy severos, la media de tiempo para entrar en la unidad de cuidados intensivos (UCI) es de aproximadamente 5 días después de haber contraído el virus. De ahí a una posible muerte, el lapso es de entre 10 y 12 días.